miércoles, 19 de octubre de 2016

#NiUnaMenos (Gracias x traerlo Lucas Mancini!)

La amiga que sueña un marido que la mantenga. El pibe que escribe el reggaetton de moda. La madre que educa machitos y princesas. El jefe que escupe: es que está en día femenino. La compañera que te dice: así no vas a conseguir novio. La boluda que aclara: soy femenina, no feminista. La mamá que la viste sólo de rosa, porque es nena. El papá que compra muñecas y cocinitas y lavarropas a la nena, y pelotas y aviones y juegos de química al varón. El novio que te revisa el teléfono y el facebook. La mina que dice de otra mina que parece una puta con esa ropa. La mamá que sueña un príncipe azul para yerno. El papá que paga por sexo con nenas de la edad de su hija. El novio que no coge con la novia por respeto y sale de putas después de acompañarla a casa. Los compañeros profesionales que en vez de escucharte lo que tenés para decir en la reunión, te piden que sirvas el café o hagas el mate. La marca de detergente que sólo te habla a vos, mujer. El médico que te hace cesárea sin necesidad o el que te hace la episiotomía de rutina. La enfermera que te grita: bancátela, bien que te gustó hacerlo o la que te ata a la camilla para parir. El marido que te prohíbe trabajar, o el que te esconde los documentos y la plata, o el que te controla los ingresos y egresos. La caricatura política diaria. El chiste de mierda, las propagandas, Tinelli, la novela turca, los concursos de belleza. El que te obliga a hacer algo en la cama que no deseás, el que se fija sólo en su placer. El que te dice: ahora no me podés dejar así. El que te humilla, el que te adjetiva, el que te menosprecia. El que te caga a trompadas. El que te aisla, te controla, te cela, te sigue. El que me dijo el primer piropo grosero a los doce años. El que me tocó contra mi voluntad en el boliche. El compañero que te manda a barrer el piso del local del partido. El compañero que no cuestiona sus privilegios. El que recibe un cheque más gordo sólo por tener pene, y se calla y se lo guarda en el bolsillo. El pelotudo que pregunta y el día del varón, ¿eh? La mamá que obliga a la nena a levantar los platos sucios de sus hermanos varones. La pelotuda que rápido vuelve a aclarar pero mirá que yo soy femenina, no feminista. La que se burla de que no me pinto. La que se burla de que vos no te depilás. La que se burla de que no calzás tacones. La que se ríe de que compro libros y no carteras. El compañero que me mira las tetas.... Todos unidos frente al televisor, preguntándose: ¿¿¿Cómo puede ser que asesinaron a otra mina.??? GRACIAS POR TRAERLO LUCAS MANCINI!

jueves, 29 de septiembre de 2016

todo lo que se pronuncia

...El lenguaje es, como saben, el murmullo de , y es al mismo tiempo ese sistema transparente que hace que, cuando hablamos, se nos comprenda; en pocas palabras, el lenguaje es a la vez todo el hecho de las hablas acumuladas en la historia y además el sistema mismo de la lengua... Michele Foucault

La cama de los padres tiene un imán...

"La cama de los padres tiene un imán y para mí (nadie me convence de lo contrario) tiene una magia, algún somnífero, un polvo misterioso de amor impregnado en las almohadas, que hace que los niños se duerman inmediatamente y que la peor de las pesadillas, el más tembloroso Terror Nocturno, huya a siete pies. En la cama de los padres, el último refugio de los miedos, la paz es absoluta y total. Ahí llegan, llevados por padres agotados y perdedores, o por su propio pie, todos sudados y asustados, pajaritos a volar de noche a caminar por los pasillos de la casa, hasta que lleguen al lugar de los lugares. Dos colos con sábanas suaves y el olor de los progenitores. Caen como moscas a dormir tranquilos. Los padres fingen que les importa, a la mañana siguiente: " fuiste para nuestra cama otra vez! Cuándo es que aprenderás a superar los miedos y a dormir solo? Tienes que crecer!", Pero ni miran a los ojos de los hijos cuando dicen estas cosas, con miedo de que descubran que en ese breve regreso al nido, a la cuna inicial, los padres se llenan de amor y ternura y también ellos se escudan en sus inquietudes. Un cuello caliente. Una manita gordita en nuestro pelo. Un pie de regreso a la costilla de la madre. La respiración tranquila en la funda compartida. El deseo secreto de que el nido quede así para siempre y que la mañana tarde mucho en llegar. Que el polvo misterioso de amor de las almohadas preserva para siempre estas excursiones nocturnas de mimo que no son más que un inteligente presagio, de una nostalgia inmensa, de los mejores días de esta vida!" Rita Hierro Rodríguez

jueves, 14 de julio de 2016

gracias lulita! #Rizoma

En la INDIA se enseñan las "Cuatro Leyes de la Espiritualidad" La primera dice: "La persona que llega es la persona correcta", es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación. La segunda ley dice: "Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido". Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: "si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra...". No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo. La tercera dice: "En cualquier momento que comience es el momento correcto". Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará. Y la cuarta y última: "Cuando algo termina, termina". Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

sábado, 16 de abril de 2016

y por casa como andamos?

No podés abortar. Tampoco podés tener muchos hijos. Tenés que cuidarte. Pero tampoco podés andar con forro en la cartera, eso es de puta. Y no podés ser puta. La mujer se tiene que preservar. Sino, ningún hombre va a querer casarse con vos. No salgas con ropa corta, apretada, transparente, escotada, ropa de puta. Así, estás pidiendo que te abusen. Después un tipo pasa y te toca y todavía queres reclamar. No seas zorra. No seas promiscua. El hombre actúa por instinto. No lo provoques. No queres merecer que te violen. Pero, si te violan, no podés abortar. La criatura no tiene la culpa. Cuando salgas a un boliche, no podés tomar. Después te emborrachás, te pasa algo, y todavía reclamás. Tomar es de ordinarias. Tenés que ser rectita. Sino ningún hombre te va a querer. A los hombres no les gusta las mujeres que viven en la calle. Pero tampoco vivas encerrada en tu casa, porque así no vas a conseguir novio. No te acuestes en la primera cita. El hombre no se casa con la mujer que coge de primera. Cómo que no te querés casar? Toda mujer se quiere casar. Ya hace un año que te casaste, y? para cuándo el bebé? Toda mujer tiene que tener hijos. Pero no engordes después de tener hijos. Al hombre no le gusta la mujer gorda, dejada. No te podés relejar. Pero tampoco adelgaces mucho. Al hombre le gustan las curvas. Cómo que no te gustan los hombres? No podés ser lesbiana. Las lesbianas son promiscuas. Las bi son todas sinverguenzas. Andan con esas boludeses de ser lesbianas o bi porque nunca se la cogieron bien. Hay que casarse, tener hijos, tener un cuerpo que encaje en el padrón de belleza y estar bien arreglada. Al hombre no le gustan las mujeres desarregladas. Después te caga, y vos todavía reclamás. También tenés que trabajar. Las mujeres no querían tener derechos? Hay que trabajar igual que los hombres, pero ganar menos. El hombre se siente inferior si la mujer gana más. Y, si por acaso, ganás más que él, no le digas a nadie, así no lo haces sentir mal. Estudiá. Al hombre no le gusta la mujer ignorante. Pero no estudies mucho. Con que te recibas está bien. No precisa de posgrado, maestría, doctorado, esas cosas. Al hombre no le gusta la mujer que quiere ser más inteligente que él. El Feminismo es cosa de putas. No podés ser puta. Si querés igualdad, anotate en el ejército. Que no te guste el fútbol ni los videojuegos, ni nada de esas cosas de hombres. Al hombre no le gusta la mujer que quiere saber más de deportes que él. La mujer solo quiere saber de esas cosas para llamar la atención de los hombres. Al hombre no le gusta la mujer que vive llamando la atención. Al hombre no le gusta la mujer que se pone a discutir sobre cosas de hombres. Después sufrís algún tipo de violencia y todavía pretendés reclamar. No seas puta. No seas puritana. Tené hijos, pero solo cuando te lo permitan. No engordes. No seas muy flaca. No queres que te violen o te den un paliza. Ponete en tu lugar. No te pongas a exigir derechos. Ubicate. No cuestiones. No reclames. Cumplí tu rol de mujer. Tu rol de novia. Tu rol de esposa. Tu rol de madre. Qué papelón! No cojas, a no ser que sea para tener hijos. No hagas nada de lo que tengas ganas. No seas feliz. No pienses. . del muro de #EnzoAlfonso...GRACIAS!

domingo, 10 de abril de 2016

crianza

La crianza de un niño es algo que ocurre muy silenciosamente. No "reditúa" en el acto, no brilla en ningún medio de comunicación, no nos hace merecer ningún premio al éxito, ni nos sitúa en un lugar de reconocimiento social. Sin embargo, es en la crianza en donde se encuentra el gran secreto de la transformación del mundo. Aunque parezca un cliché, es en el silencio y en lo aparentemente invisible, que se labra lenta y misteriosamente, la historia verdadera de la humanidad. Si quienes criamos comprendiéramos la envergadura e importancia de lo que hacemos, seguramente se nos llenaría el alma… Por
Josefina Williams

martes, 29 de marzo de 2016